¿Te Animas A Aplicar El Consumo Consciente En Tu Vida?

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

¿Te animas a aplicar el consumo consciente en tu vida?

El estado de emergencia climática de la Tierra nos dice muy claramente que el consumismo no va más. La tendencia de nuestra sociedad al exceso de consumo (¡de todo tipo!) tiene graves consecuencias para la salud del planeta y de todos sus habitantes. ¿Ponemos de moda el consumo consciente, responsable y sustentable? Unamos fuerzas e inspiremos el cambio. 

¿Qué es el consumo consciente?

 Es una forma de respetar el planeta e impulsar un sistema de producción justo y sustentable. La base del consumo consciente es la noción de que todo consumo genera un impacto en la naturaleza y en todos los seres vivos

Por eso, la elección de adquirir determinados productos o servicios en base a su impacto ambiental y social es una herramienta de cambio muy poderosa. Necesita de algo: consciencia y coherencia. Primero, para no ser indiferente ante el impacto negativo del consumo. Segundo, para elegir alternativas responsables (con un@, con l@s demás y con el medio ambiente). 

Ejemplos de consumo consciente

El abanico es inmenso. Desde vivir sin plásticos hasta cerrar el grifo de agua cuando lavas los platos. Cada pequeña acción cuenta. Veamos algunos ejemplos y algunas claves para aplicar esta filosofía en la vida cotidiana. 

Consumo consciente en alimentos

¡Claro que empezamos por aquí! No podemos evitarlo: sabemos que el veganismo está profundamente relacionado con la consciencia de que, cada vez que comemos, podemos evitar que otros animales sufran

Si vamos un poco más profundo nos encontramos con todo el mundo de la producción justa, de pequeños productores, agroecológica, 0 kilómetro y zero waste

Aquí, la información lo es todo: saber de dónde vienen los alimentos que vamos a consumir. ¿Quién lo produjo? ¿Es una empresa socialmente y ambientalmente responsable? ¿Cómo afecta al medio ambiente? ¿Y a mi salud?

dieta basada en plantas
Plantas, siempre plantas.

 

Consumo consciente en moda

¡Otro ejemplo súper claro! En este artículo te contamos sobre la industria de la moda rápida. En pocas palabras: contamina a grandes niveles, no respeta a l@s trabajadores textiles y fomenta el descarte

La respuesta a esto viene junto a las ferias de intercambio, la ropa vintage y de segunda mano. Las alternativas están mucho más cerca de lo que creemos. 

ropa cruelty free
Viva el slow fashion.

 

Consumo responsable de energía

Desde el medio de transporte que utilizas hasta la luz de tu hogar. Caminar, elegir la bici o el transporte público los días que puedas es una forma de consumir conscientemente. Lo mismo si apagas la luz en los ambientes de tu hogar donde no te encuentras, o desenchufas los electrodomésticos después de usarlos. 

bike
¡En bici es mejor!

 

Consumir menos = cuidar más

Nosotros, como consumidores, estamos al final de la cadena de muchísimos sistemas de producción. El cambio, desde luego, debe ser estructural y a nivel macro. Sin embargo, con pequeños hábitos podemos impulsar un nuevo modelo de mercado que respete la biodiversidad y luche contra el cambio climático. 

Las claves para un consumo responsable pueden aplicarse a todos los aspectos de tu vida. Es muuuy difícil abarcarlo todo. Por eso, lo interesante está en hacerlo con compasión y sin exigencia

  1. Consume menos

Las palabras mágicas son: ¿en verdad necesito esto? Por supuesto que algunas respuestas serán un “sí” rotundo. Pero, quizás, haya cosas de las que puedes prescindir. Seguramente, las que son fruto de un deseo que proviene del entorno y no del interior de tu ser. 

Para consumir menos, los tips son: reparar lo que se daña, utilizar solo los recursos que necesitamos y cuidar lo que tienes para alargar su vida útil. 

  1. Consume, pero sin comprar

¿Te acuerdas del famoso trueque? ¡Es hora de que vuelva al ruedo! El intercambio es una herramienta poderosa para satisfacer tus necesidades, sin necesidad de adquirir algo nuevo. Por ejemplo: tu vecina necesita ropa de maternidad, que tú tienes guardada en el cajón. Ella, a cambio, te entrega las mermeladas veganas que prepara en su hogar. Suena posible, ¿no?

  1. Compra con conciencia

Aquí, la pregunta clave es: ¿cuál es la huella ecológica de este producto? Hay que considerar todo su proceso de producción, transporte, distribución, consumo y residuos. Es mucho, lo sabemos, pero poco a poco irás afilando el sexto sentido del consumidor/a responsable. 

Favorece la economía local y de comercio justo, compra a los pequeños productores de tu zona, adquiere bienes que puedan ser reutilizados. 

En Conclusión: ¿Te animas?

Lo primero que se asocia al consumo consciente es el ahorro económico que suele aparecer al tomar esta postura de vida. Y, aunque es cierto (y genial), lo más importante son los beneficios sociales y ambientales

En las épocas de navidad y año nuevo, el consumo se eleva desmedidamente. Nuestra propuesta para este año es regalar conciencia. O quizás algún regalito sustentable. Ja. Fuera de broma: la conciencia es el mayor regalo que podemos darnos.

Cuidar el planeta es urgente y el consumo consciente es una parte esencial de este cambio. En este artículo te compartimos 50 acciones para cuidar el planeta. Y aquí abajo te compartimos un video imperdible. 

 

Total Page Visits: 385
Celeste Condoleo

Celeste Condoleo

Content Creator & Writer. Sígueme en @celestcondo o envíame un e-mail a celeste@vidaverde.co

También Te Podría Interesar:

×
×

Carrito