Universidades Se Unen a la Lucha Contra el Cambio Climático

Universidades se unen a la lucha contra el cambio climático

Desde todas las regiones del mundo, cada vez más universidades se unen a la lucha contra el cambio climático. Las acciones locales y regionales son estratégicas: tienen el potencial de replicarse y crear oportunidades para que todos seamos los protagonistas de un nuevo mundo. Tú también puedes ser parte de esta transformación positiva por y para la vida.

Recientemente, la Universidad de Harvard se convirtió en el último signatario de The Cool Food Pledge (CFP), una iniciativa que se enfoca en promover alimentos a base de plantas con el objetivo de reducir las emisiones de carbono en un 25% para el año 2030. ¿El ideal a largo plazo? Haberlas eliminado en 2050.

Los ecologistas saben que las elecciones dietéticas afectan el cambio climático y la salud personal. De hecho, la producción de alimentos representa casi una cuarta parte de las emisiones de GEI, (gases de efecto invernadero). 

La Voz de Harvard

“Abordar las emisiones asociadas con nuestras elecciones de alimentos es un parte central del enfoque holístico de Harvard para utilizar nuestro campus como banco de pruebas para afrontar el cambio climático y la sostenibilidad”, manifestó Katie Lapp, la vicepresidenta ejecutiva de la prestigiosa casa de estudios.

La decisión de unirse a esta promesa se basa en años de programación colaborativa, centrada en la investigación de alimentos sostenibles. Y, de este modo, complementa un conjunto de iniciativas destinadas a hacer que el combustible fósil de Harvard sea neutral para 2026. 

Crece La Demanda Vegana

El 39% de los estadounidenses quiere comer más alimentos plant-based, aunque Estados Unidos no es el único país que se sube al caballo vegano. Actualmente el 20% de los mexicanos opta por una dieta vegetariana o vegana.

Desde los márgenes al mainstream, la vida verde no es una moda pasajera. En América Latina las poblaciones más jóvenes están prescindiendo de los productos de origen animal, y cada vez vemos  más gente interesada en hacer la transición.

¿Qué otras universidades se unen a la lucha contra el cambio climático? Los activistas de la Universidad de Auckland (Nueva Zelanda) sentaron un precedente y optaron por afeitarse la cabeza durante las protestas por el cambio climático para recaudar dinero destinado a mitigar la catástrofe que hoy se vive en Amazonas.

La universidad más antigua de Portugal en Coimbra, anunció que eliminará por completo la carne roja de sus cafeterías.

 

El Efecto Greta En Las Universidades

En gran parte del mundo, los estudiantes están en huelga por el planeta. Días atrás, alrededor de 250.000 se presentaron en la ciudad de Nueva York para hacer campaña por más acciones relativas a la crisis climática. A ellos se unieron la ambientalista adolescente Greta Thunberg, celebridades y empresarios. La congregación es fuerte.

América Latina, Asia y África también participan del movimiento que congrega a 7000 universidades de todos los continentes por la lucha pacífica contra el cambio climático.

En palabras de Charlotte Bonner, directora de Estudiantes Organizados para la Sostenibilidad: “Los jóvenes de todo el mundo sienten que las escuelas, colegios y universidades han reaccionado de forma muy lenta ante la crisis que ahora sufrimos. Damos la bienvenida a la noticia de que están declarando una emergencia climática. No tenemos tiempo que perder. Pediremos a aquellos que aún no han apoyado esta iniciativa, que se unan. Por supuesto, lo más importante es la acción que está por venir”.

La expectativa es que más de 10.000 instituciones de educación superior se anexen al movimiento antes de fin de año.  Los gobiernos también fueron invitados a brindar su apoyo e incentivos para el cumplimiento de las medidas.

 

Cambia Tu Juego

La emergencia climática pone en vilo a la humanidad, pero antes de patear el tablero se cierra el juego con un recio “jaque mate”. El tablero está en llamas. Game over & reset.

Solo la toma de conciencia y los compromisos reales podrán mejorar las condiciones de una realidad que parece haber perdido su gracia, si es que alguna vez la tuvo.  

No se trata de jugar, sino de hacer. En este sentido, ayudar a las personas a aumentar la proporción de alimentos de origen vegetal en su dieta es un paso crítico para reducir la presión de la agricultura sobre el clima. El caso de las universidades es un ejemplo concreto de un accionar justo y necesario.  

¿Y ti cómo te gustaría contribuir con la vida en el planeta? ¿Estás poniendo tu granito de arena? Mira en este link algunos tips.

Total Page Visits: 985
Ana Kerman

Ana Kerman

Editor & Content Creator | ana@vidaverde.co

También Te Podría Interesar:

×
×

Carrito